welcome
¡Bienvenido Invitado! El mundo ha cambiado a lo largo del tiempo, nadie puede decir que no. En el año 3016 la población mundial sufrió una gran reducción a causa de las guerras que se desataron y ésto llevó al borde de la extinción no solo a humanos sino también a criaturas sobrenaturales. Pero la lucha por el poder no ha terminado sino que al contrario, ahora parece haberse vuelto mucho más intensa. Las organizaciones se han movilizado y todas tienen el mismo objetivo principal: derrotar a sus adversarios para poner fin a la opresión... ¿Y tú crees que alguna lo conseguirá? Averígualo, ven... ¡Tu destino te espera!
Foro de skin rpg temática ---
last topics
Últimos temas
» Zelda Rol (Afiliación estandar)
Dom Feb 22, 2015 12:05 am por Invitado

» ⊰ Glass Pool ⊱ [Normal]
Dom Feb 22, 2015 12:05 am por Invitado

» Registro de físicos
Miér Feb 18, 2015 2:22 am por Invitado

» Registro de empleo
Miér Feb 18, 2015 2:21 am por Invitado

» NORMAS DEL FORO
Mar Feb 17, 2015 10:48 pm por Invitado

» Horas de trabajo ~ {HyunA}
Mar Feb 17, 2015 3:04 am por Reita

» Mundo Shinobi || Afiliación Normal
Vie Feb 13, 2015 11:05 pm por Reita

» Vampire Secret World (Afiliación Normal)
Lun Feb 09, 2015 1:36 pm por Reita

» R A T B A G P U N C E —Confirmacion Normal
Lun Feb 09, 2015 1:36 pm por Reita

- invierno -
Mes de enero
Max: -03° Min: 07°
Staffers
Reita
Administrador
MP
Jeliel
Administradora
MP
nombre
MP
nombre
MP
afiliados
El skin que poseemos pertenece a Rose de GLINTZ. Si deseas acceder a él, o a algún código de éste, platícalo directamente con ella.

Las tablillas que empleamos son PROPIEDAD EXCLUSIVA DEL FORO. No se permite el uso de éstas tablillas en lugares externos, ya sea como base, como modelo o para uso individual.

¡SE CREATIVO! ¡NO PLAGEES!
credits

No llegas en un buen momento [Red]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No llegas en un buen momento [Red]

Mensaje por Invitado el Vie Ene 23, 2015 4:08 pm

La noche estaba invadida por la oscuridad, tan sólo unos pequeños rasgos de luz provenientes de las farolas iluminaba la calle, me encantaban estos días pues podía campar a mis anchas sin ser molestado mientras caminaba, lo único que podría desgustarme era el hecho de que apenas había gente pululando por las calles, estaba hambriento y si no comía algo tendría que sobrevivir a base de alcohol para tranquilizar a mi apetito. Pero claro, eso tan sólo haría que me auto engañase y cuando me diese el verdadero apetito no habría persona que me detuviese. Entonces mis ojos se clavaron en dos personas; una madre junto a su hijo, supe en ese instante que ellos iban a formar parte de mi intestino, comencé a seguirlos intentando no levantar sospechas y cuando los vi detenerse para hablar con otra persona me resguardé detrás de la esquina de un callejón vigilando los movimientos que hacían.

El niño parecía aburrido por lo que se puso a mirar a su alrededor hasta que me vio, me esforcé para mostrarle una asquerosa sonrisa, no eran muy propias en mi y realmente me daba mucho asco, dejé que viese mi ala y en vez de asustarse al verla quemada se fascinó y comenzó a acercarse sin que su madre se diese cuenta, cuando por fin lo tuve a mi lado me agaché para estar a su altura - ¿Tu mamá no te dijo que no debías fiarte de extraños? - tras eso lo envolví en mi ala para alejarme de la zona y que no me descubriesen. El niño gritaba demasiado y se atrevió a pegarme un bocado en el extremo del ala, no sentí dolor si no más bien un pequeño cosquilleo, me detuve en el próximo callejón y lo lancé contra la pared, aun tras el impacto el pequeño humano podía ponerse en pie - No me hagas daño señor ángel - esas palabras me enfurecieron, el hecho de que alguien volviese a llamarme de esa manera me repugnaba.

Me acerqué lleno de rabia al pequeño y abofetee su cara - No vuelvas a decirme eso asqueroso trozo de carne, por ello vas a sufrir mi castigo - lo tiré contra el suelo y me puse encima de él reteniendo sus manos con fuerza, apenas era un cachorro por lo que su intento de escaparse de mis garras era inútil, me divertía la manera en la que los humanos creían que podían zafarse de mi, tanto que lo había pillado como un hobbie. Acerqué mi rostro a su cuello y pegué un gran lametón hasta su mejilla, el pequeño estaba horrorizado mientras que yo disfrutaba como si fuese un pequeño, como él - Tu carne seguro que es suave y no me costará mucho arrancar... -abrí bien la boca y pegué el primer bocado tirando con fuerza para poder arrancárselo, el niño gritaba y gritaba pero nadie acudía en su ayuda, y no lo harían por que de hacerlo acabarían en el mismo estado. Disfruté notando como caía su sangre por mi barbilla, no sentía ningún interés por la sangre pero de alguna manera me excitaba hasta el punto de querer hacer mio al niño que estaba saboreando. Pegué de nuevo otro bocado, pero esta vez de su barriga, el niño apenas ya se movía y sus fuerzas para escaparse habían disminuido, lo miré y sonreí mientras veía como sus ojos se iban apagando.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: No llegas en un buen momento [Red]

Mensaje por Invitado el Vie Ene 23, 2015 7:34 pm

El castaño oscuro se encontraba en medio de un lugar desconocido, bueno, no tan desconocido, se trataba de un misterioso bosque en donde estaba prácticamente repleto por la blanca y fría niebla, un escalofrío recorrió su espina dorsal al recordar cada momento y segundo de la razón del estar allí. “¿De nuevo?” Soltó a la nada con una chasquido de lengua y una ligera mueca con notoria molestia en ella, no quería utilizar sus alas para salir del paradero desconocido en el que se encontraba ahora, algo debería hacer sin el uso de sus habilidades y alas, esbozó una sonrisa con suficiencia mientras caminaba en dirección desconocida. Había una luz desde lejos. Seguramente de algún faro de la ciudad completamente esclavo del frío y el gigantesco manto de nieve llenas en las calles; era normal para Red, estaban muy cerca del norte de Rusia exceptuando de que se acostumbró enseguida una vez al llegar a aquel lugar desde su expulsión del cielo. Dio unos pasos para así dar otras sucesivamente y llegó a una calle desierta iluminada por las brillantes luces de las farolas en cada lateral de la calle. A Red le recordaba al demonio que conoció porque aunque sufría sonreía. En el momento en el que llegó a las calles desiertas en el momento justo se encontró a la señora Armstrong y el hijo de la misma, una señora firme y segura pero despistada. En ese momento mientras comentaba con ella también pudo notar la presencia de alguien ajeno, estaba escondido en un lugar algo oscuro. Enarcó una ceja al ver al niño acercarse a el sujeto. Alzó su vista y encontró una ala quemada, era oscura, como las de Red. Poco después una vecina en su barrio pasó por allí y comenzó a hablar con ella, entonces aprovechó para ir en busca del sujeto y el hijo de la señora. Al llegar divisó a un niño medio muerto y a alguien devorándole. Una risita salió de sus labios para comenzar a hablar. “¿Te diviertes devorando a un indefenso niño?”.

“¿Qué puedo decir para que me creas? Nunca he sido de esos tipos con un pico de oro. Ya sabes, de esos que siempre tienen las palabras perfectas para cada situación. Solía escucharlos cuando no era más que un demonio pequeñito y... ¡Infiernos y demonios! Se me ha escapado sin querer. Me refiero a lo de que soy un demonio. Bueno, ahora ya está. Acabarías imaginándotelo tarde o temprano. Sí, soy un demonio. Mi nombre completo es Jakabok Botch. Sabía lo que significaba, pero lo he olvidado. Antes lo sabía. He estado preso en estas páginas, atra- pado en las palabras que estás leyendo ahora mismo y abandonado en la oscuridad la mayor parte del tiempo, amontonado durante muchos siglos en una pila de libros que nunca abría nadie. Ya ves, esta es mi biogra- fía. O, si lo prefieres, mi confesión: un retrato de Jakabok Botch. No me refiero a un retrato literalmente. No hay ningu- na fotografía en estas páginas, lo cual probablemente sea lomejor,porquenosoydemasiadoagradablealavista.Al menos no lo era la última vez que me vi. De eso hace mucho, pero que mucho tiempo. Cuando era joven y tenía miedo. ¿De qué?, te preguntarás. De mi padre, papá Gatmuss. Trabajaba en las calderas del Infierno y cuando llegaba a casa después del turno de noche estaba de tan mal humor que mi hermana Charyat y yo nos escondíamos de él. Mi hermana era un año y dos meses más joven que yo y, por alguna razón, cuando mi padre la atrapaba, la golpeaba sin cesar y no se quedaba satisfecho hasta que ella lloraba a moco tendido y le suplicaba que parase. Así que empecé a esperarlo.” Esa era la mejor parte que leía con los libros con su antiguo amigo, el demonio, que ya ni recordaba su nombre.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: No llegas en un buen momento [Red]

Mensaje por Invitado el Vie Ene 23, 2015 8:21 pm

Estaba delicioso, exquisito, sabroso, no quería parar pero tampoco tenía mucho que devorar pues como decía el dicho humano, '' Lo mejor se guarda en frasquitos pequeños'', y vaya que si tenían razón los estúpidos el niño que había servido para satisfacer mi hambre no podía haber estado más bueno. De normal no solía comer a niños pero en casos de hambre extrema siempre servían como un buen tentempié, la pena sin duda era que no había conseguido atrapar otro, de haberlo hecho me habría llenado más, es por eso que mis principales víctimas son adultos, cuanto más gordos mejor para que mentir. Ya había casi acabado cuando escuché algo detrás de mi, dejé lo que estaba haciendo para encararme a lo que fuese que me estuviese hablando, ¿como se atrevía a hablarme así?, insoportable - La verdad es que no - dije con seriedad observando al contrario, no tenía que ser humano por que seguro que no se habría acercado a ver que pasaba - Ha habido un momento en el que realmente me he divertido, cuando ha intentado huir por primera vez, se le veía tan convencido... - me aguanté la risa pero era imposible hacerlo, realmente lo había sido - ¡tenías que haberlo visto!.

Pocas veces disfrutaba de mis víctimas tanto como me gustaría, los humanos son muy frágiles por lo que llegar al nivel de lo que yo tenía por "satisfacción" era imposible, es por eso que no sólo me limitaba a apreciar la carne humana si no que también había comido carne de seres de otras razas, la que más apreciaba sin duda era la de los lycans, a pesar de que fuese dura por fuera luego se tornaba blandita - ¿Acaso lo conoces? - quizás era eso y esa era la razón por la que se había acercado a pesar del peligro que corría.

relamí la sangre de mis labios y me giré para poder arrancarle el corazón, sentí el deseo de pegar ya el primer bocado a tal preciado órgano pero preferí intentar jugar con él por si se daba el caso de que lo conocía - Esto es lo que siempre me dejo para el final y lo que más disfruto - apreté el corazón para extraer la sangre que pudiese tener dentro, no me hacía mucha gracia tener que tragar tanta sangre pues siempre después se me revolvía en el estómago y toda la comida se me iba por la garganta. "Seco" el corazón le pegué un bocado y comencé a masticar salvajemente la piel dura del órgano, relamí ante tal manjar y antes de seguir comiendo tendí la mano para ofrecerle parte a mi invitado - ¿Te apetece un bocado?- ¿sería un Nikoláyev?, sin duda sería divertido.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: No llegas en un buen momento [Red]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.